SUSCRÍBETE

7 números
impresos y
2 magazines
online

Elige tu Especial

Cuando las manchas se inscriben en la piel, todo cambia, la tez ya no tiene la misma luminosidad de antes, y se muestra mucho más cetrina, carente de juventud y vitalidad. Y aunque las arrugas son la preocupación número uno en lo que se refiere a signos relacionados con la edad, las manchas le pisan los talones y muy de cerca. De hecho, se ha convertido en una de las prioridades de las mujeres mayores de 40.  
  Tras el verano, los excesos de sol que se han ido acumulando día a día sobre la piel acaban sobrecargando su disco duro interno, llenando su memoria al límite. Cuando esto sucede, la tez se revela dando paso a las típicas manchas oscuras, fotoarrugas, concentración de células muertas, elastosis solar… Llegados a este punto, es preciso reiniciar de nuevo la piel para volver a reconquistar su juventud. 
Las mujeres viven hoy una auténtica revolución cuyo propósito es ensalzar su feminidad sea cual sea su edad. Más libres que nunca…  a los 40, los 50, y por qué no, pasados los 60, ellas aún se sienten jóvenes.